Ljubodrag Andric

Inquietante, divertida y absurda… Así podríamos definir la obra de este fantástico fotógrafo yugoslavo. Sus manipulaciones son asombrosas y siempre consigue arrancar una sonrisa gracias a las historias que cuenta.

Autodidacta, Ljubodrag Andric consiguió su primer trabajo pagado como fotógrafo a los 21 años. Desde entonces, nunca ha dado marcha atrás.

Ljubodrag Andric