Pablo Amargo (España) sigue las enseñanzas del gran Joan Brossa al convertir la poesía en visual y las imágenes en palabras. Como buen escultor desgaja la piedra, no para crear sino para transformar. Hay ciertos gustos decantados en las piezas, como los animales dentados, las “manadas” de peces y la simetría del dúo: lo que hace A afecta a B y viceversa, un círculo que hace caer a ambos en el vicio. Digno heredero del trazo español: firme y sinuoso.

Pablo Amargo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *